Inicios de la bola canaria en Fuerteventura (Parte 2)

Nuestro amigo y colaborador Sebastián Rivera Pérez ha redactado diversos artículos sobre la historia de la bola canaria en nuestra región. Gracias a él podréis conocer cómo surgió este deporte que a todos nos une y entretiene.

Esta entrada es la segunda parte de su artículo “Los inicios de la bola canaria en Fuerteventura”.  Puedes leer la primera parte en <este enlace>. Aquí va esta nueva edición:

Inicios de la Bola Canaria en Fuerteventura (continuación)

Desde 1980 hacia adelante comienza el despegue del juego de la bola canaria en nuestra isla gracias a los campeonatos que la gente de estos equipos mencionados anteriormente, organizaban en las fiestas del Pino de Puerto Lajas, en las de La Milagrosa y San Antonio en Lajares y en las de San Andrés en Las Parcelas.

En 1994 se creó la Federación Canaria de Bola Canaria y Petanca, y su presidente D. Antonio Rodríguez, por medio de Antonio Cabrera de Saa, se entrevista con Chano Rivera para crear la Delegación de la misma en la isla, pero todavía se veía prematuro institucionalizar el juego de la bola, pues la gente que la practicaba se lo tomaba como juego, y no como deporte federado, además de contar con muy pocos participantes. Se dejó para retomarlo más adelante, cuando se hiciera una mayor labor de divulgación. La misma se fue desarrollando casi por inercia, ya que el juego de la bola como se dice actualmente “engancha”, y ya no solo se jugaba en estos tres enclaves, sino que a medida que se iba conociendo en muchos pueblos de la isla, se incluía en el programa de las fiestas, el campeonato de bolas como un acto más de las mismas. Los mismos participantes se encargaban de preparar el terreno donde se iba a jugar y en algunos sitios que se les explicaba como se hacía la cancha, y como no llamaban cuando la estaban haciendo, nos podíamos encontrar con infinidad de sorpresas, tales como, que en lugar de echarle arena le pusieran picón, etc.

En 1995 se crea por parte de la Consejería de Deportes del Cabildo de Fuerteventura un Programa de divulgación de juegos y deportes autóctonos y tradicionales, que se denominó “No olvides lo nuestro” en el que se incluían la Lucha Canaria, el Juego del Palo, la Vela Latina y la Bola Canaria, impartidos respectivamente por Carmelo Padilla, Florencio Gutiérrez, Pedro Chocho y Chano Rivera.

En un primer momento, se empezó organizando concentraciones y muestras escolares, junto a otros juegos tradicionales, que dicho sea de paso, no eran muy fructíferas, pues los niños estaban poco tiempo en cada uno de los juegos que se presentaban.

Posteriormente, se elaboró un plan de trabajo con alumnos de 1º y 2º de la ESO de los Institutos de la isla, que desde esta época y curso a curso se viene desarrollando por todos los I.E.S. de la isla, con la inclusión de muchos más juegos y deportes tradicionales como el salto del pastor, la pina, el calabazo, levantamiento del arado, etc.

También, el propio Cabildo incluye el juego de la bola como una actividad más, dentro de los Encuentros Anuales de Enseñanzas Medias que se celebraban en la avenida y playa de Gran Tarajal y en alguna ocasión en Corralejo.

Así mismo, se aprovechaba cualquier evento festivo para organizar un campeonato o torneo de Bola Canaria (Feria Insular de Artesanía, Feaga, Mercadillos de Antigua y La Oliva, etc.).
Capítulo aparte, merece el Seminario de Educación Física de Fuerteventura, que se implicó, también de lleno, en la difusión de este juego tan nuestro en los colegios de la isla, por ello merecen nuestro reconocimiento, los profesores de aquella época, que divulgaron y enseñaron a muchos niños a jugar a la bola (Alfonso Fuentes, Agustín González, Carlos Martínez, Paco Barrera, Pepe Espino, Juanjo Jiménez, Juanjo Fraile, José A. Hernández Ventura, Mario Llamas, etc.).

Y hasta aquí todo por hoy, la historia continuará hasta nuestros días en un sucesivas ediciones. Esperamos que os haya gustado